Pedro Torres Romero

GONZALEZ TORRES ABOGADOS

Pedro Torres Romero
Palmas de Gran Canaria ( Las Palmas )

A los contratos entre empresas no se les aplica la legislación de Consumo.

El derecho de consumidores y usuarios no es aplicable a los contratos entre empresas

A los contratos entre empresas no les es aplicable la Ley de Consumidores y Usuarios según el Tribunal Supremo. 

La sentencia de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo nº 85/2010, de 19 de febrero de 2010, estima que no pueden declararse nulas por ser contrarias a la Ley sobre Condiciones Generales de la Contratación, las clausulas de un contrato firmado por dos empresas que celebran un contrato y prestan su consentimiento sin vicio alguno, por lo que, en aplicación de los principios recogidos en los arts. 1091 y 1256 CC, quedan obligadas a su cumplimiento, al no ser las empresas consumidores.

Por ello, no ha lugar a declarar la nulidad, por abusivas, de las cláusulas pactadas en seno de la contratación privada al amparo de la Ley de consumidores y usuarios o de la de Condiciones Generales de la Contratación, pues no siendo la empresa contratante un consumidor no son aquéllas de aplicación, pues han sido acordadas en el seno de una contratación privada, sin que se produzca perjuicio para consumidor alguno.

En el presente caso, se aceptaron por ambas partes unas cláusulas y precisamente en virtud de la lex contractus y de la necessitas, están obligadas a cumplirlas, tal como han declarado en supuestos análogos, las sentencias de 24 de septiembre de 2007 y 30 de noviembre de 2007del TS; la posibilidad de desistir o alterar el contrato es posible cuando está previsto por las partes; lo cual se aplica en cualquier caso de la presencia de unas discutidas cláusulas.

En segundo lugar, la cuestión de las cláusulas abusivas que producen un desequilibrio en los derechos y obligaciones de las partes contratantes, cuya nulidad contempla los vigentes artículos 82 y 83 de la actual Ley general para la defensa de los consumidores y usuarios, texto refundido aprobado por Decreto legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, al igual que la anterior Ley 26/1984, de 19 de julio, vigente al tiempo del contrato de obra de autos, se refiere tan sólo a los consumidores y tanto por una como por otra de tales leyes, las partes contratantes y ahora litigantes no son consumidores y no les es aplicable esta Ley.

En tercer lugar y en relación con lo anterior, la Ley 7/1998, 13 de abril, sobre condiciones generales de la contratación, sí aplicable al presente contrato sin entrar siquiera en si se tratan o no de condiciones generales, prevé en su artículo 8 la nulidad de aquéllas que contradigan lo dispuesto en la ley, lo que no se plantea y establece la nulidad de las cláusulas abusivas cuando el contrato se haya celebrado con un consumidor y, como se ha dicho, no es éste el caso presente.

En definitiva, dos empresas celebran un contrato, lo aceptan, prestan su consentimiento sin vicio alguno, ni siquiera alegado, y quedan por ello obligadas, precisamente en aplicación de los principios que enumera los artículos 1091 y 1256 del Código civil.

Opiniones

juan carlos fuste
27/09/2018
"excelente agradezco mucho su accesoria "
María T de Rodríguez
21/04/2018
Mery alvarez martinez
13/06/2016
lucia diaz
24/11/2015
Erika Arroyo padron
21/10/2015
"Me quito mis dudas muchas gracias"
Andres Manrique Trillo
01/06/2015
juan jose diaz
04/10/2014
nelson augusto vargas rueda
12/08/2014
"Es buen abogado.m interesaria saver q mas puedo hacer sobre mi caso q mas puedo adjuntar d documentacion..gracias"
nelson augusto vargas rueda
12/08/2014
"Buena respuesta pero me gustaria saver mas concreta mi pregunta.gracias"

4.2

Excelente
8 Opiniones
Opiniones:
juan carlos fuste
27/09/2018
"excelente agradezco mucho su accesoria "
María T de Rodríguez
21/04/2018
Mery alvarez martinez
13/06/2016
lucia diaz
24/11/2015
Erika Arroyo padron
21/10/2015
"Me quito mis dudas muchas gracias"